CRONICA ARGENTINA GLACIARES PATAGONIA



Marzo 2016
 El mes de marzo pasó volando, lleno en emociones.
Comenzamos el mes descansadas tras un par de días de reposo en casa de Sergio en Puerto Natales tras el treking en el Payne. Volvimos a Argentina para seguir conociendo la zona del Campo de Hielo Sur en el país vecino, con dos platos fuertes como el Glaciar Perito Moreno y la zona de El Chaltén - Monte Fitz Roy.
Fue poner un pie en Argentina y encontrarnos de nuevo con los cortes de carreteras. "Ay, cierto que seguimos en Santa Cruz y se nos olvidó mirar como estaban las protestas y los cortes!". Pero por suerte, ese día la ruta a El Calafate estaba abierta. Pudimos ver los campamentos de los piqueteros, movilizados en Río Turbio en la mina de carbón, ya que la constructora de la nueva central térmica no les paga. "Sí, esta es la ruta a El Calafate, seguro las levantan rápido. Por favor, coman milanesa de merluza, buena para la ruta!". Gentes solidarias!
El Calafate es 100% turístico en medio de estas tierras vacías, con su aeropuerto y su calle principal llena de tiendas de souvenirs, muchos grupos, tours, decenas de hoteles (dicen que Cristina, la expresidenta, tiene varios acá, además de empresas de turismo y es que Santa Cruz es la provincia Kirchner). Puerta de acceso al Glaciar Perito Moreno, uno de los glaciares más accesibles y asequibles del mundo.

No dispuestas a pagar los 30 € que cuesta ir y volver hasta el galciar (son 80 km de carretera pavimentada), echamos dedo una vez más. Y conseguimos llegar, con 4 "aventones", por suerte un poco tarde sobre las 16:00 cuando las pasarelas estaban sin casi gente (la vuelta fue directa). "Además chicas, que día tan espectacular - nos dijó el primer señor que nos encontramos en ruta- tiene un cielo kirchnerista, sí, cielo azul sólo y es que se robaron hasta las nubes!". Nunca te aburres con los argentinos!

Así es que llegamos a la península rocosa sobre el inmenso lago frente al poderoso glaciar. La naturaleza hizo bien las cosas y creó este mirador fabuloso para deleite de turistas. Pagamos la entrada (los extranjeros pagamos 260 pesos, unos 17 € al cambio actual) y disfrutamos del lugar sin casi gente, un espectáculo, ver el hielo, oirlo crujir, presenciar la caída de trozos al lago. Estuvimos en el Perito Moreno una semana antes de que se formara el túnel y se desplomara (ahora se forma una vez al año), no nos imaginamos como será verlo.

Deleite para los ojos! Basta ver las fotos!
Por cierto, que Francisco Moreno fue un aventurero que hace 150 años recorrió la Patagonia, hizo cartografía, exploró. y fue determinante a la hora de poner límites y fronteras entre Chile y Argentina. Dicen que era un gran humanista, respetuoso con los habitantes originarios (incluso hablaba sus idiomas), estableció los actuales parques nacionales. Muchos Argentinos lo adoran! Un hombre diferente en esos tiempos de grandes atrocidades, abusos, genocidios en estas tierras lejanas. Terrible lo que pasaron los Tehuelches de la zona como pudimos ver en una exposición en El Calafate. No hay límite a la barbarie!
Por fortuna, en ruta sólo hemos encontrado gentes lindas. Como Marcos que nos alojó en su galpón cultural alternativo en pleno centro y su amiga Melisa que nos ayudó y abrió las puertas de su cabaña en El Chalten.
Y seguimos disfrutando de los paisajes grandiosos de esta cordillera andina por la Patagonia.
Conseguimos llegar directas a El Chalten con un padre que visitaba a su hijo en la zona. Lagos turquesas, estepa, cordillera nevada con glaciares al fondo. Bella carretera esos 200 km desde El Calafate. Y más bajo los cielos azules que nos acompañaron en esos días! Esplendido!
El Chalten es un pueblo pequeño, justo al pié del macizo del Fitz Roy. Torres de granito, lagos, glaciares, paisajes que recuerdan al Payne chileno. Un pueblo joven creado primero por motivos estratégicos hace 30 años (Chile y Argentina aún tienen roces sobre límites de fronteras en esta zona) y que se ha convertido en meca de escaladores y montañeros.
Un 10 a la gestión de este sector del Parque Nacional Los Glaciares: todo es gratis, incluso acampar en la montaña, bellísimos senderos super bien mantenidos, guardaparques recorriendo la zona, buena información, señalización y un paisaje espectacular. Gente pero sin masificación. Vamos que disfrutamos de 3 días de caminatas, felices, sin el toque agriculce que te llevas en el Parque Torres del Payne. Fantástico El Chalten y el parque!
Las fotos una vez más muestran lo vivido.
Por cierto, "chalten" en lengua originaria es "montaña que humea" e incluso presenciamos este fenómeno. Realmente increíble toda esta parte de la Patagonia, junto a la cordillera y el Campo de Hielo Sur.
Dicen que salir de El Chalten a dedo es muy duro, que hay gente que espera varios días, hay mucha competencia, te toca dormir en ruta, adaptarse a la estepa vacía. Pero era el "día de la mujer trabajadora" y la cosa no pudo salir mejor. Llegamos a la salida del pueblo 10 minutos antes que el resto de autostopistas, fuimos las primeras a las 8:30. Al poco una mujer encantadora nos llevó hasta el cruce de la Ruta 40, a 100 km. Desayunamos bajo el aire frío, llegaron los franceses que nos seguían en turno y estábamos conversando con un cicloturista vasco al que le quedaba menos para llegar a Ushuaia (dura, tan dura la Patagonia en bici, con esos fuertes vientos y las distancias), bueno, la suerte nos sonrió. José, un guía de montaña acabando temporada, nos llevó casi hasta destino. Sí, conseguimos llegar a Chile Chico, 700 km más al norte e incluso cruzar la frontera justo antes del cierre a las 22:00 (gracias a un chico dominicano que trabaja por la zona y a unos gauchos), felices, y volver a encontrarnos con Cristian que nos esperaba de nuevo en Chile Chico.
Muchas emociones! Paisajes increíbles por estas tierras australes. Felices!

No hay comentarios :

Publicar un comentario