CRONICA BAHIA, BRASIL



Noviembre 2015

Bahia! Su costa tropical, un clima delicioso todo el año, cálido con brisa del Atlántico. Vida relajada, siempre en la calle. Alegria!

Eso era lo que nos esperaba al bajarnos del crucero transatlántico. La alegría sin prisas brasilera y bahiana.

 
Salvador de Bahia es una ciudad fea, con cuestas, colinas y acantilados, en la punta norte de una enorme bahía, con islas y manglares. No es el marco bello e impresionante de Rio de Janeiro en la bahia de Guanabara (11 años ya que estuvimos allí).



Salvador, antigua capital del Brasil colonial tiene un barrio antiguo, el Pelourinho, un verdadero teatro al aire libre. Mujeres vestidas de bahianas, muchachos rebuscándosela a ritmo de capoeira, vendedores ambulantes, turistas y mucha policía (la ciudad tiene fama de insegura). Población mulata y algunos negros, enorme mezcla de este pueblo brasileiro.

Pero Salvador tiene sobre todo una atmósfera, completamente desenfadada y tranquila. A los habitantes les encanta disfrutar de sus km de playas, de litros de “cerveja gelada”, de la música, esto es el Nordeste del Brasil. Si hay alguien en el mundo que adora la playa es el Brasileiro. Cuerpos al sol, “hilos dentales”, coloridos pareos, sombrillas, neveritas, plan perfecto. Las playas se llenan.

Tuvimos mucha suerte y conseguimos “host” en Salvador con Couchsurfing, misión casi imposible. Encantadas con Vívian y su novio Bruno, “falando portunhol”. Hicimos amigos.
Es fácil para el hispano, conversar, bromear y reir. El Brasileiro es comunicativo y más en Bahia, todo el mundo habla con todo el mundo.

También probamos por primera vez con Airbnb y tuvimos mucha suerte con Pedro y Mónica, no sólo nos llevaron al aeropuerto sino que nos llevaron a pasear para conocer la costa dos Coqueiros hacia el norte. Playas oceánicas, fuerte mar, km de arenales y arrecifes.

Pasamos unos días deliciosos, junto a la playa, en la isla de Tinharé. Pueblos tranquilos, sin coches ni motos, aquí los “taxis” son simples carretillas. Vida sencilla tropical. Aunque también muchos turistas por Morro de Sao Paulo, sobre todo argentinos buscando clima cálido y soleado, y eso que era temporada baja (debe de ser una locura en vacaciones). Lo bueno es que conseguimos habitación barata en un par de sitios (12 €) con un confort al que no estamos acostumbradas, incluso con tele plana, aire acondicionado (que no encendimos) y hasta frigo-bar! Lo bueno de viajar por la costa fuera de temporada vacacional.





Buenos recuerdos! Saudade de Bahia y de Brasil! Es una sensación, una atmósfera, 100% concentrado de trópico.

No hay comentarios :

Publicar un comentario