Crónica frontera Costa Rica-Nicaragua.

CRONICA DE UNA FRONTERA ENTRE COSTA RICA Y NICARAGUA

Así por magia, volvamos al 2016 hasta mediados de diciembre saliendo de Costa Rica hacia Nicaragua. Como comentamos ya, las fronteras de América Central  requieren paciencia y doble dosis en esta de Peñas Blancas.

Unos kilómetros antes, el bus tico pasó delante de  un enorme campamento de refugiados, Haitianos, Cubanos y Africanos principalmente (mucha gente negra) que iban camino de los USA y han quedado tirados acá porque nadie quiere aceptarlos ni dejarlos pasar.  Quien sabe que les deparará el destino. Historias terribles de la Humanidad.


En la frontera de Costa Rica, tras kilómetros de camiones esperando pasar la aduana, al bajarnos del bus un grupo de mujeres se lanzaron sobre la decena de viajeros.  “Hola my friend. Sí, para pagar impuesto, conmigo. Soy guía, mira!” y te mostraban la camiseta que todas habían hecho estampar con “cobro de impuesto Costa Rica”.  La cosa era que las siguieras a una caseta y cada una se llevara 1 dólar de comisión.


Nosotras seguimos hacia migración, de intérpretes y guías de la mitad de los viajeros. “- ¿Buenos días señor, para pagar el impuesto de salida? - La maquinita. - ¿Funciona? – Sí”. Todo esto sin levantar la mirada detrás del cristal, con una voz antipática. La maquinita táctil no funcionaba, ni con pasaporte español, ni alemán, ni sueco, ni gringo. “Fuera hay un banco”.  Sonia fue a averiguar. En realidad era la oficina de TicaBus (una empresa de transportes que tiene rutas internacionales desde Panamá a México) donde te hacen la gestión por 1 dólar extra.


Vamos, que no te libras de pagar 1 o 2 dólares extras en esta frontera. Porque sucursales del Banco Agrícola de Cartago donde oficialmente puedes pagar los 7$ de tasa no vimos ni una en un mes y medio por Costa Rica. 

Eso sí, te dan dos papelitos para justificar el pago. “-Pero en el papel dice 7$ suma de 5$ de tasa turística de salida y 2 $ de rayos X. – Sí, pero la máquina de inspección no funciona a la salida. – Pues nos descuentan los 2$, ¿no?”. Obviamente, nadie te descuenta nada, la policía de fronteras de Costa Rica tiene así montadas las cosas, una vergüenza que permitan todo esto, las cobradoras extra-oficiales, la oficina de TicaBus, ni un oficial informando de nada. Penoso para un país que se las da de ser la “Suiza” de Centro-América. ¡Menos mal no tienen ejército!

Por cierto, si vas entrando a Costa Rica, te exigen billete de salida. Para los que olvidaron reservarlo o imprimirlo (les pasa a muchos), la oficina de TicaBus te vende el pasaje a Managua por 30$ para que se lo muestres al oficial de migración. Quién sabe cómo sea a la hora de usarlo… o si esa platica se perdió…

En definitiva, salimos de Costa Rica con 8 dólares menos y bastante paciencia perdida y los extranjeros perplejos. “Terrible!”, diciendo que no volverían por esa frontera y dándonos las gracias ya que nadie habla inglés para liarla más.

Caminamos unos minutos y llegamos a Nicaragua donde nos esperaba un pequeño control. “Buenas tardes. Pasaportes. ¿Profesión?” y luego pasamos al edificio de migración. 
“Hola. Por favor 1$ de impuesto municipal”. Listo y otro papelito. Y por fin el control de migración. Por suerte nos tocó una funcionaria Nica simpática y sonriente.  Tras el chequeo y preguntas clásicas nos pidió la tasa de entrada. “Son 12 dólares cada una”. A pagar y más papelitos. Lo curioso esta vez es que un papel decía “10$ de tasa turística de Nicaragua” y otro que nos hizo a mano decía algo indescifrable que costaba 2,74$ por las dos personas redondeado a 4. Como para preguntar.


Por cierto, que desde hace unos años, han creado el CA-4, es decir una unión Centroamericana de 4 países, donde sus ciudadanos pasan sólo con cédula y a los extranjeros nos dan “sólo” 90 días para recorrer Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala. Porque Costa Rica es Centro-América pero no para esta unión e incluso les pide visado a estos ciudadanos. Cosas de la política e intereses varios.

Ahora sí. Bienvenidas a Nicaragua! Con 21 dólares menos cada una pero llegamos.  Menos mal íbamos preparadas.

“Taxi, taxi. Directo a San Juan del Sur. 30 dólares”. 
Lo dicen casi riéndose porque saben que las mochileras van en bus público aunque haya que hacer transbordo y que no cuesta más de 30 pero córdobas (es decir 1 dólar). Y a la hora de tomar los primeros  buses de Nicaragua mejor llevar córdobas que sino también te redondean el precio en dólares y si pueden te cobran mucho más. Menos mal hablamos español.
Un grupo de franceses acabo pagando como 10$ en lugar de 1 por el pasaje. Que no falta el que se aprovecha.

¡Historias de las fronteras!

Y si el paso oficial de fronteras es así, con todo en regla, no queremos ni imaginar cómo será para los “mojados” que arriesgan sus vidas por ir subiendo hacia los Estados Unidos.

Continuará… que aún nos quedan muchas fronteras que cruzar por Centro-América…




No hay comentarios :

Publicar un comentario